Acidificación de los océanos en tiempo real

Las mediciones promedio de temperatura y salinidad entre 2010 y 2014 para mostrar la alcalinidad del océano. (ESA)

Las mediciones promedio de temperatura y salinidad entre 2010 y 2014 para mostrar la alcalinidad del océano. (ESA)

Los océanos están absorbiendo alrededor del 90% del exceso de calor generado por las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) producidos por el hombre, pero también están absorbiendo parte del dióxido de carbono (CO2). De acuerdo con la Agencia Espacial Europea (ESA), alrededor de un cuarto de todas las emisiones de CO2 están siendo absorbidas por los océanos del planeta.

Estos niveles de absorción de CO2 en conjunto con el aumento de los GEI comienzan a acidificar nuestros océanos, dado que la concentración de este gas en el agua depende en buena medida de la concentración del mismo en la atmósfera, se deduce que el aumento (antropogénico o de otra causa) de la concentración de CO2 atmosférico causará un aumento de la concentración de CO2 en el agua y por tanto una disminución del pH de la misma.

El efecto más notable y señalado es el del blanqueamiento del coral. Existen en nuestros océanos inmensas superficies cubiertas por corales, esencialmente en latitudes tropicales. Las zonas cubiertas por ellos son el equivalente submarino de las selvas tropicales.

La acidificación además puede causar una reducción del plancton que como se sabe afectará a especies que dependen de él para alimentarse. El plancton está formado por una mezcla de especies, en muchos casos larvas de especies de tamaños mayores.

Actualmente, un grupo de científicos de Europa, Estados Unidos e India, han desarrollado una técnica que podría proporcionar la primera valoración global en tiempo real de la rápida acidificación que están sufriendo nuestros océanos.

Animación satelital de salinidad de los océanos haciendo uso de uno de los mismos satélites utilizados para elaborar las nuevas estimaciones de la acidificación oceánica.

Animación satelital de salinidad de los océanos haciendo uso de uno de los mismos satélites utilizados para elaborar las nuevas estimaciones de la acidificación oceánica. (ESA)

Los hallazgos fueron publicados en la revista “Environmental Science and Technology”, mostrando cómo los datos de los satélites que miden salinidad y otras condiciones oceánicas pueden combinarse para producir nuevas variedades de formas para monitorear la acidificación. Los científicos, hoy en día dependen de buques, boyas, flotadores y estudios de laboratorio para realizar un seguimiento de datos, aunque todas estas piezas en su conjunto pueden construir una línea de base en referencia a la acidificación, existen algunos intervalos de medición que deben completarse.

Las nuevas técnicas de monitoreo pueden ayudar en ciertos puntos clave, como Bahía de Bengala, el Océano Ártico y el Caribe, tres lugares en los que la acidificación podría tener importantes repercusiones económicas y donde se ha realizado poca investigación en este campo.

La pesca en el Pacífico y en el Caribe serían las más perjudicadas. En estas regiones la acidificación producida por el ser humano ya se ha incrementado en 30 veces por encima de los niveles de la variación natural, de acuerdo con un estudio publicado en Nature Climate Change el mes de enero.

Fuentes: scidev.net – climatecentral.org – UNEP

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s